Glaucoma en adultos: detección, diagnóstico y tratamiento

El glaucoma es una de las primeras causas de ceguera permanente en el mundo. Ocurre con mayor frecuencia en personas mayores y se ha estimado que, en todo el mundo, más de 60 millones de personas sufren de neuropatía óptica debido al glaucoma. Es una patología caracterizada por la pérdida adquirida de células ganglionares retinianas y axones dentro del nervio óptico, con pérdida progresiva de la visión.

Tipos de glaucoma

Existen cuatro formas diferentes de glaucoma en adultos: glaucoma primario de ángulo abierto y ángulo cerrado y glaucoma secundario de ángulo abierto y ángulo cerrado, entre los cuales la principal diferencia se debe al grado de apertura del ángulo de la cámara anterior, que afecta la salida del humor acuoso y, por lo tanto, la presión intraocular. En todos los tipos de glaucoma, la edad es un factor de riesgo importante para la pérdida de células ganglionares de la retina. Otros factores de riesgo para el desarrollo de glaucoma incluyen antecedentes familiares (por ejemplo, un pariente de primer grado afectado por la patología); afecciones médicas como diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas, traumatismos oculares, la presencia de una córnea más delgada de lo normal, antecedentes de desprendimiento de retina, tumores o inflamación de los ojos y el uso de corticosteroides durante períodos prolongados de tiempo.

En el caso de los pacientes con glaucoma de ángulo abierto (POAG) la enfermedad suele ser asintomática hasta que el daño al nervio óptico se vuelve grave y, por lo tanto, sintomático, a menos que existan síntomas tempranos que permitan un diagnóstico precoz durante un examen ocular de rutina. El glaucoma agudo de ángulo cerrado, por el contrario, puede desarrollarse repentinamente y provocar una disminución más rápida de la visión, con edema corneal asociado, dolor ocular, dolor de cabeza, náuseas y emesis. El glaucoma secundario, por otro lado, generalmente se relaciona con una lesión ocular previa o un estado patológico, caracterizado por una presión intraocular (PIO) alta y neuropatía óptica relacionada. Una forma particular de glaucoma es el glaucoma de presión normal o de bajo voltaje, en el que los pacientes tienen el mismo patrón de pérdida de visión que POAG, pero tienen presión intraocular normal.

Aunque hay glaucomas congénitos, infantiles, en edad de desarrollo y una variante juvenil de POAG, los tipos de glaucoma mencionados generalmente ocurren en personas mayores de 40 años. La aparición de la enfermedad generalmente se relaciona con el aumento de la presión intraocular, aunque no se ha demostrado una relación directa de causa y efecto.

Actualmente, el glaucoma no se puede prevenir ni curar, pero su progresión se puede controlar para prevenir una mayor pérdida de la visión mediante el uso de medicamentos, tratamiento con láser o cirugía.

glaucoma negli adulti

Detección, diagnóstico y seguimiento del glaucoma

Por el momento, no existe una prueba que represente el «estándar de oro» para el diagnóstico de glaucoma, por lo que los especialistas deben ser capaces de reconocer la apariencia característica del nervio óptico, los factores de riesgo y comparar los resultados de exámenes específicos, para establecer un diagnóstico correcto y la estadificación de la patología. La evaluación clínica se basa, por tanto, en diferentes tipos de pruebas diagnósticas: examen del fondo de ojo, examen del campo visual, tonometría, tomografía de coherencia óptica y gonioscopia. Otras pruebas útiles incluyen medir la agudeza visual para evaluar el deterioro de la visión, paquimetría para evaluar el grosor de la córnea y exploraciones de retina para monitorear los cambios progresivos en la capa de fibra nerviosa de la retina.

La Academia Americana de Oftalmología recomienda exámenes oculares completos de rutina para pacientes con riesgo de glaucoma, con una frecuencia determinada de forma individual, teniendo en cuenta la edad, los factores de riesgo, la raza y los antecedentes familiares. Para monitorear la progresión de la enfermedad, el examen del campo visual y el mapeo de la retina son útiles.

Opciones de tratamiento

El manejo del glaucoma depende del tipo diagnosticado y de la gravedad con la que se produce. Sin embargo, por el momento, no existe un tratamiento que pueda revertir la pérdida de visión que ya se ha producido, pero es posible prevenir daños mayores.

El glaucoma de ángulo abierto generalmente se maneja, al menos inicialmente, con medicamentos para reducir la presión ocular, como los análogos de prostaglandinas. En algunos casos, la trabeculoplastia con láser también se utiliza como una opción de tratamiento primario. Si el manejo farmacológico no logra el éxito terapéutico, se pueden utilizar procedimientos como la trabeculoplastia con láser, la trabeculectomía, la inserción de una válvula de drenaje / derivación o el tratamiento con láser del cuerpo ciliar para establecer un mejor control de la PIO para reducir la producción de humor acuoso. La cirugía de glaucoma mínimamente invasiva (MIGS) es otra opción para aquellos que tienen glaucoma leve a moderado, con un perfil de seguridad favorable y tiempos de recuperación rápidos.

El glaucoma de tensión normal también se puede controlar con medicamentos para reducir la presión intraocular, pero, al mismo tiempo, es necesario tratar cualquier otra posible afección médica subyacente.

En el caso del glaucoma de ángulo cerrado es necesario actuar con urgencia, porque la presión intraocular alcanzada puede ser tan alta como para causar daño al nervio óptico. Los pacientes deben tomar medicamentos para reducir la presión ocular lo más rápido posible, pero generalmente también es necesario recurrir a un procedimiento con láser llamado iridotomía periférica. Una vez resuelta la crisis aguda, los pacientes tienen un alto riesgo de sufrir un ataque en el ojo contralateral y, por lo tanto, deben ser considerados para la gonioscopia y la iridotomía profiláctica en el otro ojo.

Finalmente, en el manejo del glaucoma secundario, la causa subyacente debe ser identificada y tratada en primera instancia, con la posible adición de fármacos para disminuir la presión intraocular.

Educar al paciente

El glaucoma es una enfermedad crónica grave, que puede causar pérdida permanente de la visión, si no se trata adecuadamente. Para ello, es necesario que se gestione de la mejor manera posible. Para que esto suceda, también es fundamental la colaboración del paciente, que debe ser educado sobre la importancia del cumplimiento de los medicamentos y la necesidad de un seguimiento regular por parte del oftalmólogo.

Los exámenes oculares regulares y un buen uso de los medicamentos prescritos, de hecho, son vitales para retrasar la progresión de la enfermedad. Dado que el glaucoma tiene un componente hereditario, es muy importante educar a los miembros de la familia de pacientes glaucomatosos sobre la prevención, ya que pueden tener un mayor riesgo de desarrollar glaucoma y pueden necesitar someterse a exámenes oculares regulares para un diagnóstico temprano.

Dr. Carmelo Chines
Director responsable

Bibliografía

Dietze J, Blair K, Havens SJ. Glaucoma. 2022 Jan 2. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan–. PMID: 30855805.